Superando el aislamiento y el clima extremo en la Columbia Británica con inReach

David Byng y su familia pasaron 2 semanas explorando la hermosa naturaleza del norte de la Columbia Británica. Tuvieron que hacer frente al clima extremo, el aislamiento, la vida silvestre y, en última instancia, una ventisca que terminó con su viaje. David compartió su historia con Garmin.

Después de conducir 1.765 kilómetros y viajar en ferry, descendimos de la autopista 37 por el camino de grava que da acceso a la base de Klappan Air Service en “Mountain Shadow”, el albergue Spatsizi River Outfitters en el lago Kluachon. Mi esposa Cheryl, mi hijo Max y su novia Tami se unieron para una aventura de 2 semanas explorando algunos de los lugares más aislados del norte de la Columbia Británica.

El lago Kluachon está situado entre el monte Edziza y el parque provincial Spatsizi Plateau Wilderness, en lo profundo del territorio tradicional de la Nación Tahltan. Los tramos del sur del lago son adyacentes a la aldea de Iskut en el norte de la Columbia Británica, Canadá, poblada principalmente por miembros de la Primera Nación Iskut.

A nuestra llegada, nubes bajas y ráfagas de lluvia torrencial oscurecieron las montañas circundantes que bordeaban la meseta de Klastline al suroeste. Los fuertes vientos dominantes del día y las sucesivas tormentas borraron cualquier posibilidad de volar a lo largo del río Klappan y a través de Stikine Range hasta nuestro destino en la meseta de Spatsizi, en las cercanías de las Sacred Headwaters (las Cabeceras Sagradas) que incluyen los orígenes de los ríos Skeena, Nass y Stikine, entre los productores de salmón más importantes del oeste de América del Norte.

El origen de nuestra aventura en la naturaleza de la meseta de Spatsizi sucedió cuando fuimos atraídos con éxito por una codiciada cacería grupal de alces y caribúes de entrada limitada dentro del Parque Provincial de la Meseta de Spatsizi. El clima de la meseta es de naturaleza subártica y semiárido en muchas áreas debido a su gran elevación y las montañas y mesetas que la protegen de los sistemas climáticos cargados de humedad que llegan desde el Pacífico Norte. Este hábitat único, a veces conocido como el “Serengeti del Norte”, es el hogar de la manada de caribúes del bosque más grande que queda en la Columbia Británica, así como de cabras montesas, alces, osos pardos y lobos.

La planificación de nuestro viaje incluyó consultas con el personal de parques de la Columbia Británica,  los oficiales de conservación y el piloto principal de Klappan Air Service, para preguntar acerca de los tiempos, la logística y el equipaje esencial para una expedición sin apoyo segura y exitosa en un lugar tan aislado y desafiante. Encabezando nuestra lista de herramientas, estaban los dispositivos de comunicación y navegación. Habiendo explorado entornos remotos a nivel mundial mientras lideramos expediciones científicas, sabíamos que tener una capacidad de navegación y comunicaciones confiable y efectiva en una amplia variedad de condiciones adversas era fundamental. El desierto de Spatsizi es propenso a alcanzar niveles extremos en cuanto a temperaturas y precipitaciones, y estaríamos viajando en canoa y a pie, por lo que todo tenía que ser completamente funcional en el frío y la humedad. Habiendo utilizado con éxito la tecnología de comunicación satelital inReach® de Garmin1 anteriormente, era nuestra elección de preferencia para cumplir con nuestros requisitos logísticos y de seguridad.

Un clima inusualmente frío y húmedo había estado golpeando la región durante semanas, y la cosa no iba a ponerse más fácil. Después de un día y medio esperando que mejorase el clima, nuestro piloto, Keith Connors, nos dijo que nos llevaría a dos de nosotros y una buena parte de nuestros 550 kg de equipaje en el primer vuelo a nuestro campamento base, situado en una punta rocosa de un lago de montaña de gran altura, ubicado en lo profundo de la zona natural de Spatsizi. Dado el clima tan variable que estábamos experimentando, el vuelo inicial fue una especie de misión de exploración, verificando qué valles y pasos de montaña permitirían el acceso más seguro y fácil a nuestro destino. Es una región salvaje y aislada, que no perdona fácilmente, y donde los errores pueden costar muy caro. Sin duda nos generó confianza que nos transportasen a través de algunos de los terrenos montañosos más remotos y desafiantes del norte de Canadá un piloto experimentado y el que probablemente sea el avión de arbustos más capaz del mundo, un de Havilland Canada DHC-2 Beaver. Ambos habían sobrevivido por mucho tiempo en el norte, así que considerábamos tener buenas posibilidades de éxito.

Nuestro hidroavión era un veterano del norte curtido en la batalla de 60 años… Había estado toda una vida transportando alimentos, combustible, equipajes y caza, así como a excursionistas, guías, cazadores y sus presas, dentro y fuera de todos los rincones y grietas del norte de la Columbia Británica que tuvieran un estanque, un lago o un canal de río lo suficientemente largo como para que el avión pudiera aprovecharlo para aterrizar y despegar. Noté con interés que nuestro avión también estaba equipado con hardware de navegación de aviación de última generación de Garmin, así como con la última tecnología inReach para comunicaciones. Ya solo nuestro transporte, de apenas dos personas, requirió que Keith y su Beaver lidiaran con una nubosidad baja y visibilidad limitada, así como presencia de hielo, lluvia helada, tormentas de nieve y chubascos con lluvia torrencial y vientos fuertes. Es entonces un testimonio de la habilidad de Keith y la capacidad del Beaver el hecho de que pudieran pilotar con seguridad en similares condiciones de vuelo, sobre pasos de montaña de gran altura y a lo largo de estrechos valles de ríos, mientras transportaban grandes cargas de personas y equipaje – incluso, en ocasiones, llevando una canoa de expedición amarrada.

Después de llevar a nuestra tripulación, canoas, comida y equipaje a nuestro campamento base, el Beaver de Keith despegó del gélido lago hacia el viento del sur, ladeándose mientras ascendía. Con un movimiento de sus alas, desapareció entre las montañas vecinas. El zumbido de su hélice de dos palas se desvaneció rápidamente en la distancia, mientras frías ráfagas de viento, constantemente presentes,  se levantaban con más fuerza, generando olas espumosas en el lago.

Viento frío, nubes bajas y lluvias frías, casi heladas, fueron nuestros compañeros constantes, complicando nuestro viaje en canoa y el acceso a las tierras altas. Los tramos alpinos a menudo estaban cerrados, y las nubes, abriéndose de vez en cuando, revelaban acumulaciones de nieve cada vez mayores. Las temperaturas, rondando el punto de congelación, producían lluvia, granizo o nieve a diario, independientemente del hecho de que todavía era, técnicamente, verano. A veces ocurrían todas  en un solo día u hora… De vez en cuando, el sol salía para regalarnos un placentero pero fugaz momento de calor, mientras revelaba la belleza agreste de los tramos alpinos que nos rodeaban. Por lo general, nos despertábamos con temperaturas cercanas al punto de congelación y con la nieve que cubría las montañas hasta nuestro campamento base, y que luego se retiraba lentamente por las laderas alpinas a medida que se disipaban las nubes y el calor del día calentaba el lado sur de las montañas.

La funcionalidad de navegación de las unidades de mensajería satelital inReach, especialmente en combinación con las aplicaciones Earthmate® y Explore™, era exactamente lo que necesitábamos cuando planificábamos nuestras rutas, fijábamos los waypoints, y seguíamos y volvíamos a trazar nuestros itinerarios diarios. Dado que a menudo navegábamos en condiciones climáticas adversas, con períodos de visibilidad limitada, tener la confianza de poder trazar rutas correctamente ampliaba la ventana de tiempo en la que podíamos viajar de forma segura todos los días. Encontrar el camino de regreso a nuestro campamento base en la tenue luz del día, a través de ráfagas de nieve y fuertes vientos, se hizo más fácil y seguro con estas herramientas.

La capacidad de comunicación satelital de las unidades inReach, específicamente el inReach® Mini y el GPSMAP® 66i, se utilizaron varias veces al día cuando nuestro grupo se conectaba entre sí, con el Klappan Air Services, el alojamiento “Mountain Shadow” de Spatsizi River Outfitters y con los miembros de la familia. Los dispositivos ya eran ampliamente utilizados por Klappan Air Services y Spatsizi River Outfitters, dada la región remota en la que operan. Esto nos facilitó la comunicación “dispositivo a dispositivo” con ellos, lo cual resultó esencial a medida que avanzaba nuestra expedición a la naturaleza.

Nuestra dosis diaria de viento, lluvia, nubes bajas y nieve continuó tanto de día como de noche; en una ocasión incluso tuvimos que limpiar a las 3 de la mañana la nieve que se iba acumulando encima de nuestras carpas. Una característica del sistema de tecnología inReach que encontramos particularmente útil fue la capacidad de obtener, bajo pedido, pronósticos meteorológicos precisos y detallados específicamente para nuestra ubicación. Comprender las condiciones climáticas a las que nos enfrentábamos nos permitió planificar con confianza nuestros viajes diarios en canoa y a pie. También nos permitió preparar mejor y de forma proactiva nuestro campamento para las previstas condiciones de viento, lluvia y nieve. Proporcionar una protección eficaz contra la lluvia y la nieve y construir cortavientos fueron elementos esenciales para establecer un campamento base cómodo y funcional.

El clima no era el único problema de seguridad que debía manejar: los osos grizzly y los osos negros son frecuentes en esta parte del mundo, y hubo dos ataques de grizzly en las cercanías de nuestro campamento durante el año anterior.

Sabiendo esto, organizamos nuestro campamento con áreas bien separadas para comer, dormir y almacenar alimentos, nuestra comida colgada en recipientes herméticos a unos 4,572 metros sobre el suelo entre dos árboles de bálsamo. Si bien estábamos bien equipados con spray para osos y otros dispositivos disuasorios para estos animales, las unidades inReach agregaron otro nivel de seguridad, en caso de que necesitáramos ayuda durante un encuentro con un oso agresivo. Era una preocupación lo suficientemente importante como para que el oficial de conservación local, nuestro piloto y Spatsizi River Outfitters se tomaran el tiempo para informarnos sobre los peligros potenciales y discutir las estrategias de prevención de riesgos. Nuestro piloto hizo un esfuerzo adicional para ponerse periódicamente en contacto utilizando el sistema inReach para asegurarse de que estuviéramos a salvo y que nuestro viaje fuera bien. La realistica posibilidad de toparnos con un grizzly se reforzó aún más cuando descubrimos grandes montones de excremento de oso en los alrededores.

La capacidad de recibir,  bajo pedido, pronósticos meteorológicos locales detallados resultó ser un elemento esencial entre las funciones de inReach. Después de una semana de condiciones desafiantes, recibimos un pronóstico de que habría una pausa de 2 días en el clima adverso, seguido de 5 a 7 días más de vientos fuertes con precipitaciones invernales intensas, lo cual traería acumulaciones significativas de nieve..

A la luz de la prolongada nevada que se avecinaba, y sabiendo que las plazas de vuelos de Klappan Air Service estaban completamente reservadas por los cazadores y excursionistas de vuelta de la selva, Spatsizi River Outfitters sugirió reubicar nuestro campamento base 4 kilómetros al norte, donde tenían una cabaña de caza vacía junto a el lago en la que podríamos ponernos al reparo de la tormenta. A la mañana siguiente, a la primera luz del día, levantamos el campamento y preparamos nuestro equipaje en bolsas secas y cajas de aluminio, para amarrarlas en las canoas de la expedición Clipper mientras remábamos por el lago. El cambio de locación iba a ser un evento de todo el día, que requeriría dos viajes de ida y vuelta para que ambas canoas transportaran todo nuestro equipo . Queríamos terminar antes de que se levantaran los fuertes vientos, lo que haría que la empresa fuera aún más desafiante.

Justo cuando estábamos a punto de despegar, escuchamos inesperadamente el zumbido del avión de Keith rodeando las montañas cercanas, antes de bajar al lago frente a nuestras canoas varadas. La puerta del piloto se abrió, y él nos dijo que una tormenta de nieve en el sur le había impedido recoger a otros cazadores, como estaba planeado, de modo que tenía una pequeña ventana de tiempo para sacarnos a nosotros y nuestro equipo antes de que la nieve nos bloqueara en el sitio por una semana. Rápidamente cargamos varios miembros de nuestro grupo y buena parte del equipaje y Keith salió, bordeando acantilados y chubascos de nieve mientras navegaba a través de la cordillera de Stikine y a lo largo del río Klappan, de regreso al lago Kluachon.

Opté por quedarme para el vuelo final, apreciando el tiempo a solas en un entorno tan remoto y salvaje. En nuestro vuelo de regreso, fuimos testigos de cómo la nieve se acumulaba en los tramos más altos de las montañas, presagiando lo que pronto le pasaría al resto de la meseta.

Man standing by mountain holding inReach sattelite messenger.

Hablando con Keith una semana después, nos dijo que las condiciones de sus vuelos se habían vuelto extremadamente dificultosas desde que nos sacó. Había luchado con vientos de hasta 80 km/h, fuertes nevadas, lluvia helada y una visibilidad muy limitada mientras trabajaba para sacar a otros de las montaña,  volando en medio de las tormentas. Declaró: “¡Probablemente todavía estaríais allí si no os hubiéramos sacado cuando lo hicimos!”.

Al final, las capacidades de navegación del sistema inReach eran exactamente lo que necesitábamos para encontrar rutas de manera segura y efectiva en un entorno salvaje remoto. La tecnología de las comunicaciones fue esencial para coordinar nuestra logística de viaje y mantener a la gente informada sobre nuestro estado, además de proporcionar un aporte adicional de seguridad significativo en caso de emergencia. Finalmente, la capacidad de recibir pronósticos meteorológicos detallados nos permitió planificar nuestras actividades diarias de manera efectiva y tomar decisiones logísticas informadas para nuestro viaje en general. Junto al calentador de propano (¿alguna vez os habéis duchado en la orilla de un lago, con viento, de noche y durante una tormenta de nieve?), eran la pieza de equipaje favorita de la tripulación.

1 Se requiere una suscripción activa a un servicio por satélite. En algunas jurisdicciones se regula o se prohíbe el uso de los dispositivos de comunicación por satélite. Es responsabilidad del usuario conocer y cumplir todas las leyes aplicables en las jurisdicciones donde tiene intención de usar el dispositivo.