La importancia de la hidratación en la actividad física.

Durante la actividad física, la demanda de energía aumenta y como resultado, la demanda de hidratación. En Garmin queremos darte algunos consejos para hacerlo de manera óptima. ¡Descúbrelos!

Foto blog gamrin

Muchas veces nos preguntamos qué hacen los atletas profesionales para mantener las mejores condiciones en los entrenamientos y competiciones. En Garmin sabemos que todos los logros conseguidos derivan de un esfuerzo constante y una determinación de hierro para ser mejores cada día. No obstante, estos atletas son conscientes de las necesidades reales de su cuerpo y saben que conseguir los mejores resultados sólo será posible si nuestro organismo se encuentra en las condiciones óptimas.

Durante la actividad física, la demanda de energía aumenta y como resultado, la producción de calor se eleva, obligando al cuerpo a trabajar para disipar el calor. Mediante diferentes procesos, el cuerpo pierde el exceso de calor para mantener el organismo en equilibrio, pero es importante hidratar nuestro cuerpo para que el esfuerzo a realizar sea menor.

Cuando hablamos de hidratación, debemos tener en cuenta que la composición del agua corporal y la cantidad de la que nuestro organismo dispone serán factores clave para mantener el equilibro durante el entrenamiento sin que nuestro rendimiento y salud no se vean afectados.

Es importante mantener un buen estado de hidratación antes, durante y después del entrenamiento:

Antes del ejercicio o Pre-Hidratación

Empezar a ejercitar con un buen estado de hidratación nos ayudará a mejorar nuestros resultados durante toda nuestra actividad física. Si complementamos nuestra ingesta de agua con una alimentación equilibrada nuestro organismo obtendrá una cantidad de electrolitos correcta para empezar la actividad.

Durante el ejercicio

En sesiones o entrenamientos de poca intensidad, o que no superen los 40 minutos, podemos basar nuestra hidratación en pequeñas cantidades de agua que nos ayuden a recuperarnos del esfuerzo, y no vernos afectados por la fatiga. El objetivo será compensar las pérdidas de líquido con ingesta de agua, tomada siempre en pequeñas dosis.

Complementar la ingesta con bebidas que contengan electrolitos, nos ayudará a mantener nuestros los niveles de sodios correctos, sobre todo, si el ejercicio es de elevada intensidad.

Después del ejercicio o Re-Hidratación.

Para recuperarnos de nuestro entrenamiento es recomendable beber un volumen de líquido igual a 1,5 veces el líquido perdido. Esto se calculará mediante pesaje y nos ayudará a una mejor recuperación general.

Con una buena hidratación, una alimentación equilibrada y un Forerunner® 35 que te ayude a controlar la frecuencia cardíaca y la actividad, podrás obtener los mejores resultados de tu entrenamiento y seguir mejorando cada día para lograr los objetivos propuestos.

¡Anímate y sal este fin de semana a correr!

 

Forerunner

Share.