Fotógrafo de apnea utiliza productos de Garmin para ayudar a bucear de forma segura con orcas

Linus Svensson viajó a los fiordos del norte de Noruega para cumplir el sueño de una vida: ver orcas en sus hábitats naturales – y capturó la entera experiencia para que nosotros la disfrutemos.

El profundo respeto de Linus Svensson por las orcas comenzó alrededor de los 7 años. Después de notar su fascinación por un libro infantil sobre ballenas y delfines, su madre lo llevó al museo de historia natural en Gotemburgo, una ciudad en la costa oeste de Suecia con profundas raíces en la industria pesquera. En ese momento, el museo tenía una exhibición con orcas en tamaño natural.

“Estaba tan fascinado”, dice Svensson. “Más tarde mi madre me dijo que estuve más o menos callado todo el tiempo que estuvimos en el museo, y que simplemente caminaba mirando asombrado esas ballenas. Me dijo que algún día podríamos ir a verlas en Noruega, porque viven allí – lo había leído en el letrero “.

Para un niño de 7 años, ese pareció un objetivo realmente importante: se puede viajar de Suecia a Noruega en menos de una hora en un avión, pero viajar con el propósito de vislumbrar una gran aleta dorsal negra que se abre camino a través del agua, parecía toda una hazaña. Pero, con cada año que pasaba, el sueño de Svensson se volvía cada vez más alcanzable.

Cuando comenzó la escuela de natación, rápidamente se dio cuenta de que prefería nadar completamente sumergido en el agua. Contrariamente a las reglas que la mayoría de los padres establecen cuando sus hijos comienzan las lecciones de natación, el padre de Svensson tuvo que convencerlo para que nadara con la cabeza fuera de la superficie. Alrededor de los 13 o 14 años, comenzó las clases de buceo libre, y aquí es donde la ambición original de Svensson por ver una orca desde la superficie del agua comenzó a transformarse en otra cosa.

Unas décadas más tarde, el niño que amaba las orcas se ha convertido en un hombre con la misma pasión, además de una floreciente carrera fotográfica y una experiencia competitiva de buceo libre. Ahora Svensson se sentía listo no solo para buscar, sino también para documentar al animal con el que había soñado durante tanto tiempo.

En el otoño de 2019, Svensson, junto con su padre y algunos amigos, hizo un viaje de exploración a los profundos y oscuros fiordos de la costa norte de Noruega. Tenía que ser en el período de octubre a noviembre, porque esa es la fecha idónea del año, en la que los arenques ponen los huevos y las orcas se reúnen para cazarlos, y todavía queda suficiente luz del día en el Círculo Polar Ártico para poderlo observar. 

“Las condiciones climáticas en 2019 fueron difíciles”, dice Svensson, “lo que hizo difícil la realización de muchas fotos submarinas, pero nos valió como un perfecto viaje de exploración”.

“Se trata realmente de lograr conocer su comportamiento, de poder sumergirse en el agua sin perturbar sus actividades”, dice Svensson. El grupo planeó un viaje de tres semanas en el otoño de 2020, sabiendo que necesitarían quedarse un tiempo para asegurarse al menos unos días con buenas condiciones climáticas para meterse en el agua con las orcas. Antes de irse, Svensson se puso en contacto con Garmin para averiguar si la empresa tendría interés en las imágenes capturadas en la expedición. Poco después, su equipo emprendió el largo e invernal viaje desde la parte sur de Suecia hasta el extremo norte de Noruega, transportando con ellos una gama completa de productos proporcionados por Garmin para respaldar la misión, y dejando al equipo creativo muy ansioso por ver el trabajo resultante.

No pasó mucho tiempo para que Svensson y el equipo sintieran que habían encontrado algo.

“Acabábamos de meter el bote en el agua y estábamos listos para salir al océano. Solo tomó unos minutos y vimos las primeras ballenas jorobadas ”, dice Svensson. “La  sensación cuando vimos una manada de ballenas jorobadas fue increíble: eran cuatro, soplando aire por sus orificios nasales, mucho aire, y pareció como una especie de fuegos artificiales en el horizonte, dándonos una bienvenida”. 

Fueron necesarios algunos días más para explorar los fiordos, monitorear los informes de pesca y compararlos con los datos de navegación y sonar de su Garmin GPSMAP® 8612xsv, antes de que el grupo pudiera ubicar los grupos de peces.

“De hecho, pudimos encontrar algunos cardúmenes de arenque, así que nos dimos cuenta de que las orcas podrían estar en los alrededores o en algún lugar cercano”, dice Svensson. “Y luego solo tomó un par de minutos antes de que viéramos las primeras aletas en el horizonte”.

Cómo es prudente hacer con la mayoría de la vida silvestre en su hábitat natural, era necesario efectuar un período de observación antes de sumergirse.

“Pasamos unos días simplemente observando las orcas en la distancia para ver cómo se comportan, sin apresurar nada. Pero, la primera vez que me deslicé en el agua y pude ver la manada de orcas moverse hacia nuestra dirección… fue una sensación mágica: deslizarse en el agua y ver esas grandes aletas acercándose cada vez más, y luego sumergirte en esos fiordos más o menos sin fondo, con agua casi totalmente oscura, y luego verlos debajo, esa sensación que tienes en el corazón cuando nadan hacia ti…es difícil de describir”.

Estima que en un dado momento estuvo a solo 3 o 4 metros de la ballena más cercana. “Un par de veces se acercaron mucho y solo fue un vistazo rápido, aunque la mayor parte del tiempo pasado bajo el agua fue dedicado a observar a las orcas cazar arenques”, comenta Svensson.

“Simplemente se deslizan por el agua”, agrega. “Cuando ves los peces pequeños, notas como usan sus aletas. Esos peces pequeños se mueven muy rápido, pero en efecto, sus aletas también. En cambio, esas enormes orcas, sus aletas se mueven muy lentamente, pero ellas, de alguna manera, logran moverse muy rápido. Su técnica de natación es absolutamente increíble”.

Fue necesario un poco de paciencia para entender cómo capturar las mejores fotos. “Y te conviene respetar a los animales, además”, agrega Svensson. “Así que nos dimos cuenta de que cuando se mueven y nadan, no tiene sentido meterse en el agua, porque están nadando mucho más rápido que nosotros. Nuestra oportunidad de meternos en el agua era más o menos cuando se alimentaban, porque entonces estaban demasiado ocupadas haciendo otra cosa y no se preocupaban por nosotros. Solo nos echaban un vistazo – como diciendo: ¿qué están haciendo aquí estos? – y luego nadaban y seguían adelante. Así que esa fue la clave del éxito: dejar que se comportan como era natural y esperar los momentos adecuados”.

La paciencia también fue fundamental.

“Realmente no puedo decir cuántas inmersiones hice en esos fiordos negros sin ver absolutamente nada”, dice. “No vi ningún arenque ni nada más, solo pura agua negra”. 

Para asegurarse de bucear de forma segura, Svensson usó un reloj de buceo Garmin Descent ™ Mk2.

“Cuando buceas en ese tipo de condiciones… He usado siempre un reloj de buceo, pero nunca he usado algo similar a esto”, dice Svensson. “Realmente, lo cambia todo en términos como hago uso de un dispositivo portátil de buceo. Cuando te sumerges en la oscuridad más o menos total, yo, como fotógrafo submarino, quiero concentrarme en mi cámara y mi entorno. Porque, primeramente, quiero encontrar orcas y luego quiero poder capturar las imágenes con mi cámara. Y hacer eso cuando estás trabajando en un entorno en el que no tienes absolutamente nada de visibilidad… quiero decir, estás parado en la oscuridad total y no sabes si estás a 10 metros, 20 metros, 25 metros, y eso podría realmente afectar tu seguridad “.

Svensson está entrenado para bucear cómodamente a profundidades de 25 a 30 metros y luego volver a subir, por lo que es fundamental saber exactamente a qué profundidad está en todo momento.

“Durante esta expedición, puse diferentes tipos de alarmas de profundidad, así que en cuanto llegué a los 15 metros empezó a vibrar, y entonces supe que tenía todavía unos metros para ir más abajo; y luego puse otra alarma para que me avisara: ‘No vayas más abajo que esto’ – y vibraba, así que realmente no tuve que mirar mi dispositivo, y pude concentrarme en otras cosas. Así que es una característica realmente útil para un reloj de buceo, y una en la que quizás no mucha gente piensa, pero realmente me sirvió de mucho”.

El GPS del Descent MK2 también le permitió rastrear exactamente dónde las ballenas estaban cazando.

“Había visto en National Geographic ese tipo de momentos en los que las orcas cazan alrededor de las manadas de arenques”, dice Svensson. “Pensé en ese tipo de cosas, y me pregunté: ¿podría experimentar eso yo mismo? Cuando eso sucedió, estaba en la superficie. Me encontraba mirando hacia abajo pero no pude ver nada, estaba demasiado oscuro. Probablemente la profundidad del agua alcanzaba los 150 metros, estaba completamente oscuro allí, pero las escuché y vi algo de actividad en el aire. Había muchos pájaros volando, así que sabía que algo estaba pasando debajo de mí “.

No esperó ni un instante para sumergirse.

“Comencé a nadar hacia abajo, y nadé hasta unos 20-25 metros de profundidad, y luego vi esas manchas blancas de las orcas, porque eso es lo primero que notas de ellas bajo el agua. Vi eso y luego vi un enorme, absolutamente enorme banco de arenques, y que las orcas los empujaban a juntarse cada vez más, llevándolos a la superficie para poder coger algunos de ellos. Fue increíble ver su trabajo en equipo y cómo lo lograban juntas para tomar los arenques uno por uno “.

Como es de esperar, hay algunos aspectos de seguridad a tener en cuenta cuando se viaja a lugares remotos de Noruega, con temperaturas bajo cero, para bucear con orcas mientras estas están en el proceso de conseguir su cena.

“Soy el tipo de persona que quiero hacer expediciones, pero a la vez quiero estar preparado, quiero anticiparme bien”, dice Svensson. Es ese aspecto lo que le encanta del dispositivo de comunicación por satélite Garmin inReach®. Si bien señaló la grande utilidad de las prestaciones del GPSMAP 8612xsv, lo que realmente le gustó fue la sensación de tranquilidad que le proporcionaba el dispositivo inReach en caso de que le ocurriera algo y necesitase ayuda.

“El capitán siempre tenía uno atado a su chaleco salvavidas, y el marinero de cubierta también tenía uno, por lo que siempre supimos que teníamos oportunidades de comunicación y podíamos contactar a las autoridades si sucedía algo malo. Para mí, este tipo de cosas son tan esenciales como un chaleco y una balsa salvavidas en un bote. Quiero decir, es necesario “, agrega Svensson.

“Otro dispositivo de seguridad que teníamos a bordo fue el sistema de transceptor AIS ™ 800 junto con la radio náutica VHF 115. Cuando estás en el océano en el Círculo Polar Ártico en noviembre, te das cuenta de que tal vez ni siquiera tengas horas de luz. Apenas ves el sol. Difícilmente puedes ver el horizonte. Ya sabemos que tenemos que poder estar fuera en el océano en una oscuridad más o menos total, y en esta área no solo hay orcas que quieren el arenque, muchos barcos de pesca también lo hacen. Hay mucha actividad en los fiordos. Así que realmente el uso de estos dispositivos es por seguridad, porque así podemos ver otros barcos y podemos ver lo que están haciendo, y también podemos comunicarnos con ellos”, dice Svensson.

Reflexionando sobre el viaje ahora que regresó sano y salvo a su casa en Suecia, Svensson no está seguro de si este tipo de expedición hubiera sido posible sin los avances en la tecnología. Dejando a un lado las características de la cámara subacuática, es el aspecto de seguridad de la tecnología Garmin lo que lo ayudó a sentirse equipado para una aventura como esta.

“Incluso si te encuentras en condiciones difíciles, disponer de todos estos tipos de tecnologías te da la sensación de que tienes el control. Y necesito ese control para poder trabajar como fotógrafo y poder relajarme y ser creativo en este tipo de entorno. Si estoy estresado por la navegación y el trabajo en el barco, etcétera, no podría concentrarme en crear imágenes. Me concentraría en tener que hacer muchas otras cosas. En este caso, la tecnología realmente me ayudó como fotógrafo “, afirma Svensson.

Entonces, ¿qué sigue para Svensson? ¿Qué hace uno cuando ha logrado realizar un sueño de la infancia y, además, yendo mucho más allá de lo que había imaginado a sus 7 años? El siguiente, dice, será un viaje en el entorno salvaje de las montañas de Suecia para ver los colores del otoño con su mejor amigo de cuatro patas. Pero, tendrás que seguirle para averiguarlo.