Cómo preparar los componentes electrónicos de la embarcación para el invierno

Muy a nuestro pesar, ha llegado el momento: las temperaturas descienden, las vacaciones se acaban y es hora de llevar la embarcación a su punto de hibernación anual. No obstante, antes de guardarla, debes saber ciertas cosas para preparar los componentes electrónicos náuticos de la embarcación para la inactividad.

1. Comprueba los cables.

Antes de guardar la embarcación, comprueba si hay corrosión o puntos desgastados en los cables que están expuestos. Es fundamental hacerlo para evitar posibles daños en la embarcación durante su periodo de descanso invernal. Asegúrate de cubrir los puntos de contacto electrónicos y, si lo deseas, aplica grasa dieléctrica a los extremos de los enchufes.

2. Limpia los componentes electrónicos.

También es aconsejable limpiar los componentes electrónicos si no vas a usar la embarcación durante un largo periodo de tiempo. Solo tienes que utilizar un paño de microfibra para limpiar la pantalla y cualquier botón que quede expuesto. Si hay agua salada en la pantalla, puedes utilizar agua embotellada para limpiarla.

3. Retira los componentes electrónicos 

Si es posible, retira los componentes electrónicos. Esta opción no está pensada para todo el mundo, pero si puedes, es ideal guardar a cubierto los componentes electrónicos náuticos. Aunque los plotters de Garmin se han probado para soportar temperaturas extremadamente frías, es mejor mantenerlos en un clima y entorno controlados.

Si decides hacerlo, una buena idea es consultar la configuración del cableado para instalarlos de nuevo con confianza en la primavera. Nuestras unidades son intuitivas y utilizan códigos de color para la instalación, pero no es mala idea anotarla por si acaso.

4.Cubre todo lo que queda a bordo. 

Si no puedes retirar los componentes electrónicos, asegúrate de cubrirlos. Esto se aplica a cualquier otro instrumento a bordo, así como al puente de mando. Si la nieve se derrite y se congela de nuevo, se vuelve a expandir y podría causar daños. Cubre de forma segura con una lona cualquier elemento que no se pueda retirar y asegúrate de sujetarla bien.

Si sigues estas prácticas recomendadas, podrás volver a navegar tan pronto como suban las temperaturas en unos meses. ¿Qué pasa si vives en un sitio en el que no hace falta guardar la embarcación durante los meses más fríos? Pues que tienes mucha suerte. Aquí tienes algunos dispositivos electrónicos náuticos de Garmin con los que disfrutarás mientras los demás nos quedamos en casa.