España | Spain
Skip navigation links
Envío gratuito en todos los pedidos superiores a 30 €

Consejos de ajuste y mantenimiento

Ajuste

El ajuste adecuado
La correa del reloj inteligente o el monitor de ejercicio Garmin debe dejarse lo suficientemente suelta para que pueda moverse ligeramente hacia delante y hacia atrás en la muñeca. No obstante, los dispositivos equipados con un sensor de frecuencia cardiaca en la muñeca deben ajustarse algo más ceñidos, pero sin que lleguen a resultar incómodos, durante la actividad física. Colócate la correa 2 dedos por encima de la muñeca y no te olvides de aflojarla cuando termines la sesión de entrenamiento.

Asegúrate de que todo esté seco
Limpia bien el dispositivo con agua y deja que se seque bien para eliminar el sudor después de entrenar o el agua después de nadar o ducharte. La exposición prolongada a la humedad puede provocar irritación en la piel.

Tómate un descanso
Si llevas puesto el dispositivo durante mucho tiempo, quítatelo para que descanse la piel. Para evitar que se irrite la piel, puedes cambiarte el dispositivo de muñeca.

Mantenimiento

Productos a evitar
Para que el dispositivo conserve mejor su aspecto y para evitar posibles irritaciones de la piel, te recomendamos que no expongas el dispositivo a los productos químicos que se indican a continuación:

  • Repelentes de insectos
  • Cremas y lociones hidratantes
  • Aceites
  • Perfumes
  • Geles antisépticos
  • Jabón
  • Cremas de protección solar
Ajuste y Mantenimiento

Limpieza

Recomendamos limpiar periódicamente la correa para impedir que se acumule sudor y otras partículas o residuos.

Correas elásticas de silicona o TPU

  • Aclara la correa con agua y deja que se seque antes de ponértela.
  • Para eliminar los restos de productos como lociones, cremas de protección solar o repelentes de insectos, utiliza un paño sin pelusa humedecido con alcohol y luego aclara la correa con agua. Deja que se seque antes de ponértela.

Correas de cuero

  • Las correas de cuero están diseñadas para llevarlas por la calle y se desaconseja su uso durante las actividades intensas.
  • Para limpiar una correa de cuero, frótala con un paño limpio y suave que no suelte pelusa. Si fuera necesario, puedes humedecer un poco el paño para eliminar la suciedad acumulada. Antes de ponerte la correa, deja que se seque bien.
  • Los productos de limpieza y pulimento de cuero pueden provocar alteraciones en el color.
  • Ten en cuenta que el cuero es un material natural que adopta un aspecto lustrado en condiciones de uso normales.

Correas metálicas

  • Para limpiar una correa metálica, frótala con un paño limpio y suave que no suelte pelusa. Si fuera necesario, humedece el paño con agua. Antes de ponerte la correa, deja que se seque bien.
  • No utilices pulimentos para metales ni productos abrasivos para limpiar o restaurar la correa metálica. Podrían producirse daños en el acabado exterior.

Correas de nailon

  • Limpia la correa con agua fría. Puedes utilizar un jabón suave para limpiar las manchas y la suciedad incrustada. Antes de ponerte la correa, aclárala bien con agua limpia y deja que se seque bien.

Módulos y carcasas de reloj

  • Utiliza agua para aclarar o un paño sin pelusa humedecido para limpiar.
  • Utiliza un cepillo de dientes de cerda suave para limpiar la suciedad en los huecos y en los puntos de contacto que se utilizan para cargar el dispositivo.

Una cosa más

Evitar la irritación de la piel
Si sigues los consejos anteriores, no deberías tener problemas al utilizar un dispositivo Garmin. No obstante, si empiezas a sufrir irritación o enrojecimiento, deja de utilizar el dispositivo hasta que la zona afectada haya sanado. Limpia bien el dispositivo y la correa siguiendo los consejos de ajuste y mantenimiento aplicables a tu caso. Si los síntomas no desaparecen, acude a un médico o a un dermatólogo.