Ajuste y cuidado de los dispositivos wearable de Garmin

Todos los dispositivos wearable de Garmin están diseñados para personas que llevan un estilo de vida activo y, además, se fabrican pensando en la fiabilidad, la comodidad y el estilo. Para sacar el máximo partido a tu dispositivo, sigue estas sugerencias para un ajuste cómodo y unos cuidados adecuados para tu reloj.

Ajuste del dispositivo

Dispositivos de frecuencia cardiaca no ópticos

Es muy importante que no lleves el reloj Garmin demasiado apretado. La correa debe dejarse lo suficientemente suelta para que pueda moverse ligeramente hacia delante y hacia atrás en la muñeca.

Dispositivos de frecuencia cardiaca ópticos

Los dispositivos equipados con un sensor de frecuencia cardiaca óptico deben ajustarse algo más ceñidos, pero sin que lleguen a resultar incómodos. Esto mejora el registro de la frecuencia cardiaca durante la actividad. Colócate la correa 2 dedos por encima de la muñeca y no te olvides de aflojarla cuando termines de hacer ejercicio.

Asegúrate de que todo esté seco

Con el tiempo, la exposición prolongada a la humedad puede provocar irritación en la piel. Limpia bien el dispositivo con agua y deja que se seque bien para eliminar el sudor después de entrenar o el agua después de nadar o ducharse.

Tómate un descanso

Si llevas puesto el dispositivo durante mucho tiempo, quítatelo para que descanse la piel. Como medida preventiva y de cuidado de la piel, puedes cambiarte el dispositivo de muñeca durante un tiempo.

Cuidados del dispositivo

No permitas que el dispositivo se vea expuesto a los productos químicos que se indican a continuación; de esta forma conservará mejor su aspecto y evitarás posibles riesgos de irritación de la piel:

  • Insecticidas
  • Cremas y lociones hidratantes
  • Aceites
  • Perfumes
  • Geles antisépticos
  • Jabón
  • Crema de sol
Correas elásticas de silicona o TPU
  • Limpia periódicamente la correa con agua. Antes de ponerte la correa, deja que se seque bien.
  • Para eliminar los restos de lociones, crema de sol, insecticidas, etc. frótala con un paño sin pelusa humedecido con alcohol y luego aclárala con agua. Antes de ponerte la correa, deja que se seque bien.
Correas de cuero
  • Las correas de cuero están diseñadas para llevarlas por la calle, y se desaconseja su uso durante las actividades intensas.
  • Para limpiar una correa de cuero, frótala con un paño limpio y suave que no suelte pelusa. Si fuera necesario, puedes humedecer el paño ligeramente para eliminar la suciedad acumulada. Antes de ponerte la correa, deja que se seque bien.
  • Los productos de limpieza y pulimento de cuero pueden provocar alteraciones en el color.
  • El cuero es un material natural que adopta un aspecto lustrado en condiciones de uso normales.
Correas metálicas
  • Para limpiar una correa metálica, frótala con un paño limpio y suave que no suelte pelusa. Si fuera necesario, humedece el paño con agua. Antes de ponerte la correa, deja que se seque bien.
  • No utilices pulimentos para metales ni productos abrasivos para limpiar o restaurar la correa metálica. Podrían producirse daños en el acabado exterior.
Correas de nailon
  • Limpia la correa con agua fría. Puedes utilizar un jabón suave para limpiar las manchas y la suciedad incrustada. Antes de ponerte la correa, aclárala bien con agua limpia y deja que se seque bien.
Módulos y carcasas de reloj
  • Utiliza agua para aclarar o un paño sin pelusas humedecido para limpiar.
  • Utiliza un cepillo de dientes de cerda suave para limpiar la suciedad en los huecos y puntos de contacto que se utilizan para cargar el dispositivo.

Riesgo de irritación de la piel

Si sigues los consejos anteriores y utilizas el reloj Garmin en condiciones normales, no deberías tener problemas. Si empiezas a sufrir irritación, deja de utilizar el dispositivo hasta que la zona afectada haya sanado. Limpia bien el dispositivo y la correa siguiendo los consejos de ajuste y cuidado aplicables a tu caso. Si los síntomas no desaparecen, acude a un médico o a un dermatólogo.